Las empresas tienen muy buenas razones para migrar hacia la nube: tener una mayor agilidad empresarial, seguir el ritmo de la innovación o ahorrar costes.

La adopción de la nube está creciendo y muchas organizaciones ya están operando en un entorno híbrido que consiste en una mezcla de servicios cloud y on-premise.

A pesar de los beneficios del cloud computing, las empresas deberán afrontan muchos retos.
Este sitio web utiliza cookies para optimizar tu navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. MÁS INFORMACIÓN