15
Junio de 2015

«Nada tiene tanto poder para ampliar la mente como la capacidad de investigar de forma sistemática y real todo lo que es susceptible de observación en la vida.»
Marco Aurelio (121-180 d.C.), Meditaciones, Capítulo II.

El Big Data nos obliga a luchar con tres retos estratégicos y operativos clave:

1. Estrategia de Información

Es necesario aprovechar el poder de los activos de información. Big Data está permitiendo a las empresas a encontrar nuevas formas de aprovechar las fuentes de información para impulsar el crecimiento.

2. Analítica de datos

Se debe disponer de una visión clara de los análisis de datos grandes o conjuntos de datos de gran volumen y complejidad. Es necesario para predecir futuros comportamientos de los clientes, las tendencias y los resultados.

3. Gestión de la información empresarial

En el año 2001, el experto analista de datos Doug Laney definió los tres vectores o 3 Vs (Volumen, Velocidad y Variedad) a considerar en el análisis de volúmenes de datos. Desde entonces, numerosos autores han aparecido con otras definiciones y descripciones que amplían dicha idea mencionando hasta cinco directrices sobre dicha práctica (Volumen, Velocidad y Variedad, Veracidad y Valor... más las que estén por venir).

Batman y el Big Data

En cualquier caso, es necesario gestionar el acceso a las crecientes necesidades de manejo de información impulsando la innovación en la tecnología específicamente creada para ello y el software de Business Intelligence (BI) que permita un rápido procesamiento de los datos.

La prestigiosa compañía de estudios IDC en su informe: Worldwide Business Analytics Software 2012–2016 Forecast and 2011 Vendor Shares, ya vaticinaba el auge imparable de las necesidades de aplicación del Business Intelligence en las empresas, con una demanda creciente de este tipo de soluciones a un ritmo del 9,8% anual.
El software de Inteligencia de Negocio es ya una de las principales prioridades para los directivos (tanto CEOs como CIOs), y de forma creciente y paralela, dentro de las propias organizaciones que ya usaban Business Intelligence se ha ido extendiendo su uso a un mayor número de personas.

De ser tecnologías y soluciones reservadas a analistas y personal de dirección se ha ido extendiendo su uso a todas aquellas personas que manejan información y toman decisiones en las compañías que, en la práctica, son un porcentaje muy alto de las mismas.

Coincidimos con Carlos Barranco, en la visión de los 5 tipos de usuarios de toda solución de Business Intelligence:

1. Los analistas (especialistas en análisis de la información de negocio): aquí incluimos muchas sub-tipologías como controllers, data scientists, consultores, etc...
Su labor fundamental estriba en explorar la información, determinar tendencias, localizar posibles problemas y encontrar soluciones a los mismos siempre buscando la creación de valor para la organización.

Big data analyst



2. Los directivos: necesitan información para la toma de decisiones informadas, dependen en muchos casos de los analistas pero hay una fuerte tendencia hacia el "self-service", como les pasa a muchos analistas tienden a crear sus informes por medio de hojas de cálculo. Están desesperados por reducir su velocidad de respuesta ante el cada vez más enloquecido tiempo de toma de decisiones.

3. La mayoría silenciosa: en muchas organizaciones hay empleados en todas las áreas que tienen acceso (o podría tener fácil acceso) al BI y sinceramente creo que esta democratización del uso de la información es de lejos la mejor herramienta para el tan necesario "empowerment" de los trabajadores. Es la auténtica llave para la gestión del cambio que hay que asociar al BI.

4. Los desarrolladores: es la gente del TI que trabaja en el desarrollo de reporting, dashboards, scorecards, etc...
Cada vez dejan más en manos de los usuarios de negocio la generación de informes o dashboards así como el análisis de la información mediante consultas OLAP.

5. Los administradores de sistemas: cuidan de que el BI de la organización funcione con un rendimiento adecuado, así que para optimizar este tipo de soluciones se ocupan del setup de las mismas y del hardware asociado, en grandes implantaciones con muchos usuarios tienen un rol oscuro pero vital.

Todos ellos descubren y aprovechan las múltiples ventajas de disponer de herramientas para poder analizar de manera mucho más ágil toda la información a su alcance, y que resulta relevante para su empresa, con el fin de poder tomar mejores decisiones de negocio.

Y como escribe John Callan:
Entonces, ¿qué nos depara el futuro? Los proveedores de tecnología que puedan ofrecer mejor apoyo a sus clientes -y no sólo a sus máquinas o a sus sistemas- en la toma de las decisiones difíciles, prevalecerán.
Pues a pesar de nuestros defectos, es el hombre que siempre va a tomar las grandes decisiones complejas, gracias a nuestra capacidad de ir más allá de los datos, y de confiar en nuestra intuición y experiencia. Las máquinas sencillamente no fueron construidas para el tipo de procesamiento analítico profundo, complejo, y a veces vago e incompleto, con el que los seres humanos hemos nacido.

Este sitio web utiliza cookies para optimizar tu navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. MÁS INFORMACIÓN