15
Marzo de 2017

 

Retomando un post anterior, El camino hacia las soluciones APS (II), en el que nos planteábamos cómo afrontaría el sistema Lean una demanda cambiante ¿Es un sistema reactivo adaptado al cambio de la demanda? ¿Es capaz de cambiar rápidamente la planificación?

Podemos sentenciar que la respuesta es no, porque no está conectado con la demanda.

 

Así que de nuevo es necesario ir más allá. ¿Y si se pudieran realizar simulaciones y programaciones en un entorno que tuviera en cuenta dinámicamente la demanda? ¿Y si además tuviera en cuenta las limitaciones de los procesos productivos?

 

Esta es la razón de ser del nacimiento de las soluciones APS (Advanced Planning and Scheduling) que han supuesto una revolución en la planificación, por su tecnología y porque utilizan técnicas que tienen en cuenta las restricciones para la realización de un plan optimizado de producción.

 

Advanced planning and scheduling software

 

Las soluciones APS funcionan así: a partir de las órdenes de fabricación que tenemos por realizar, en base a los pedidos y previsiones que tenemos, los stocks y los futuros aprovisionamientos con los que contamos y contaremos en fábrica, los materiales necesarios para realizar estas fabricaciones y las capacidades reales de los recursos productivos, colocan y secuencian estas órdenes para conseguir un plan factible, para poder cumplir con la demanda.

 

Y todo esto, ¿en qué beneficia a tu fábrica?

  1. Unificas tu herramienta APS con tu ERP de manera transparente.
  2. Consigues un rápido ROI
  3. Reduces costes indirectos
  4. Tu equipo siempre trabaja con el material correcto en el momento correcto
  5. Eliminas la tediosa “Lista de Urgentes” y reduces las horas extra
  6. Mejoras el servicio a tus clientes y entregas tus pedidos a tiempo
  7. Eliminas interrupciones en planta
  8. Reduces inventarios de producción para procesos y productos
  9. Comprimes los tiempos de fabricación
  10. Incrementas el rendimiento en planta 

¿Esto significa que cambiaremos al hombre por el software?

 

No se llegará a la situación que, con su peculiar toque irónico, predecía Warren Bennis: «La fábrica del futuro tendrá sólo dos trabajadores: un hombre y un perro. El trabajo del hombre será dar de comer al perro y el del perro vigilar que el hombre no toque las máquinas».

 

La fábrica del futuro tendrá sólo dos trabajadores: un hombre y un perro.

 

Hoy en día existen aplicaciones informáticas capaces de simular secuenciaciones de planificación de la producción, que dan respuesta a las preguntas de qué, cuándo, cuánto, dónde fabricar y qué necesito para ello.

Teniendo en cuenta que las fábricas están vivas, que diariamente pasan cosas como materiales que no llegan, máquinas que se averían... las herramientas APS simulan estas circunstancias, sincronizan la cadena de suministro y conectan las necesidades creadas en el ERP con la realidad que existe en planta.

 


Planificación de la producción en planta

 

 

Pero el software no elegirá, en última instancia, el escenario de producción. Sin la toma de decisiones de un planificador realmente experimentado no podrás decidir qué es lo mejor para tu fábrica.

Se trata de pasar del rol del planificador “reactivo” que dedica toda su actividad a ir solucionando problemas, al rol del planificador “proactivo” que se encarga de buscar la eficiencia.

 

Y tú, ¿cómo planificas tu producción?

Este sitio web utiliza cookies para optimizar tu navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. MÁS INFORMACIÓN